Gabriel Mistral

Me parece tan provinciana la polémica que ha suscitado la fidelidad en el personaje de la estatua de cera de Gabriela Mistral. Se trata de una representación que en absoluto afecta la importancia de la obra ni el legado de la poetisa, que es lo que de verdad debería preocuparnos. Ni las tablas superpuestas en la escultura de Iván Donoso en La Serena ni la escultura de Francisco Gacitúa ubicada en Vitacura con Américo Vespucio son la misma Mistral, son apenas impresiones de ella, como lo es el Gernika de Picasso o los cuadros del expresionismo de Munch o la Última Cena de Dalí.

No hay que preocuparse de sus imágenes, sino más bien de la verdadera Mistral, aquella que expresa su obra en versos dolientes, en la melancólica descripción de sus paisajes, que habla de la fuerza de sus versos, la denuncia y lirismo de sus palabras mágicas, de un territorio, de una fe y de una vocación de mujer.

Publicado por rodrigoreyess

Un trashumante que busca explicaciones casi siempre sin encontrar ninguna

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: